La colaboración científica para un Golfo de México sano y productivo — ecologica
Usted está aquí: Inicio / Artículos / La colaboración científica para un Golfo de México sano y productivo

La colaboración científica para un Golfo de México sano y productivo

Cara H. Cooper, Andrew N. Shepard, Christopher F. D’Elia y Larry D. McKinney

El Golfo de México es un sistema altamente complejo e interconectado que proporciona bienes y servicios ecosistémicos sumamente importantes para la economía y la calidad de vida de las personas que viven a lo largo de sus costas y para las naciones que lo rodean. Tres naciones. Estados Unidos, México y Cuba, comparten estos bienes y servicios. Destacadamente, exploración de petróleo y gas, pesca comercial y recreativa, transporte marítimo y turismo, que dependen de un Golfo de México bien administrado. En 2010 se estimó que estos bienes y servicios proporcionan ingresos costeros y oceánicos de más de $810 mil millones a las economías de los tres países.

El Golfo de México no solo conecta económicamente a los Estados Unidos, México y Cuba, sino también a las tres naciones ecológicamente. El agua limpia y los ecosistemas saludables son fundamentales para que prosperen las ciudades costeras, la pesca y el turismo. Las corrientes de agua fluyen hacia el Golfo de México y se arremolinan llevando peces, nutrientes, tortugas marinas, mamíferos marinos y, a veces, los resultados de derrames de petróleo.

Este movimiento constante de agua conecta a las tres naciones para bien o para mal. El agua que sostiene los arrecifes de coral y las islas de manglares que atraen a turistas y pesquerías, igualmente puede transportar contaminantes que impactan a las comunidades costeras y los recursos naturales.

Los ecosistemas del Golfo de México están amenazados por una serie de factores estresantes naturales y los provocados por el ser humano, no solo por eventos abruptos como derrames de petróleo y tormentas severas. Estos factores estresantes incluyen, por ejemplo:

La “zona muerta” de bajo oxígeno en las afueras del delta del río Misisipi y eventos anuales similares en los estuarios del Golfo.

Las floraciones de algas nocivas (HAB) aumentan de tamaño y frecuencia.

La acidificación de los océanos debido al aumento de dióxido de carbono en el aire y los mares que afectará drásticamente a las especies oceánicas en sus conchas y esqueletos.

El aumento del nivel del mar inunda los hábitats costeros y expone a las comunidades a un riesgo incluso mayor que las tormentas e inundaciones.

El crecimiento de la población humana en las regiones costeras que aumenta los factores de estrés. Por ejemplo, desarrollo, contaminantes, desviación de agua dulce, pérdida de áreas naturales, endurecimiento de costas y extracción de recursos naturales.

Cualquier evento con potencial de afectar los recursos del Golfo debe ser entendido y evaluado contra esta variedad de factores estresantes utilizando el conocimiento construido sobre una base sólida de información basada en la ciencia.

Las universidades son los depósitos de ciencia y los motores de investigación necesarios para un enfoque ecosistémico para administrar los recursos del Golfo. Los estresores del ecosistema cruzan las fronteras estatales y federales, y también los esfuerzos para mitigar y restaurar.

Después del desastre del derrame de petróleo del Deepwater Horizon, las universidades estuvieron entre los primeros en responder para determinar hacia dónde se dirigían los materiales resultado del derrame y para monitorear los impactos. Hubo, sin embargo, una coordinación mínima entre estos esfuerzos impulsados por las instituciones, y los primeros resultados a veces entraron en conflicto con las versiones gubernamentales. Las universidades también capacitan a la fuerza de trabajo y los expertos del mañana para establecer nuevas soluciones para apoyar la restauración y la sustentabilidad de los ecosistemas del Golfo.

En respuesta al derrame de petróleo del Deepwater Horizon y la urgente necesidad de coordinación entre universidades estadounidenses en el Golfo, los directores de los cinco consorcios estatales de investigación de la región reconocieron estas necesidades y buscaron promover una mayor coordinación y participación en todo el Golfo. Con tal finalidad fundaron el Consorcio de Universidades de Colaboración de Investigación del Golfo de México (GOMURC por sus siglas en inglés).

El GOMURC es un consorcio de investigación universitario de varios estados que colabora para promover el conocimiento científico, el desarrollo de la fuerza laboral y para dar a conocer las decisiones de gestión de los recursos naturales a nivel estatal, regional, nacional e internacional. El GOMURC también fomenta la comunicación y la colaboración entre universidades, entidades gubernamentales y no gubernamentales.

Con cinco consorcios estatales y más de 80 instituciones representadas, el GOMURC es una plataforma única para coordinar comunicaciones y colaboraciones académicas y científicas en el Golfo de México. Esta red aprovecha a los líderes del pensamiento y los expertos científicos de la región, lo que permite una respuesta rápida a los problemas y un contacto directo para la colaboración.

GOMURC también brinda servicios tales como revisiones científicas para proyectos de restauración. Y además sus integrantes apoyan la Iniciativa de Investigación y Cooperación de Datos del Golfo de México (GRIIDC por sus siglas en inglés) que almacena y administra la información científica del Golfo de México en un sistema de acceso público. Las crecientes conexiones internacionales con los vecinos del Golfo y el Caribe están creando nuevo canales para asociaciones e intercambios científicos.

México, Cuba y Estados Unidos están conectados por agua. Crear una visión para el Golfo de México que respalde el manejo compartido de los recursos es el siguiente paso. Los miembros de GOMURC lideran algunos de estos esfuerzos, como la Iniciativa Trinacional que reúne a científicos mexicanos, cubanos y estadounidenses para colaborar en investigación y conservación.

Los científicos encabezan las nuevas ideas para gestionar y proteger de manera colaborativa los recursos del Golfo a largo plazo para beneficio de todas las naciones involucradas. GOMURC también utiliza la experiencia anterior y presente para abogar por el apoyo federal de los recursos de investigación críticos, tales como el financiamiento para buques de investigación, observación y monitoreo oceánicos y programas de investigación.

Al conectar a las principales instituciones y líderes del pensamiento en la región es posible aprovechar esa experiencia para elevar el papel de la ciencia en la toma de decisiones y proporcionar una voz unificada sobre cómo administrar los recursos de manera colaborativa para un Golfo de México sano y productivo.

Cara H. Cooper
Andrew N. Shepard
Christopher F. D’Elia
Larry D. McKinney
Gulf of Mexico University Research Collaborative (GOMURC)
Correos-e: [email protected], [email protected]
[email protected] y [email protected]

 

comentarios de blog provistos por Disqus