Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible — ecologica
Usted está aquí: Inicio / Artículos / Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible

Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible

¿Qué es el manejo forestal comunitario y por qué debe ser el eje de la política forestal de México?

El manejo forestal comunitario (MFC) debe ser el eje de la política forestal del país, porque en México 70 por ciento de los bosques y selvas pertenecen a comunidades y ejidos. A través del control de los procesos productivos vinculados con el aprovechamiento sustentable de los recursos forestales, las comunidades campesinas se convierten en los mejores agentes comprometidos con la conservación.

El manejo forestal comunitario:

  • Garantiza la conservación de la biodiversidad y los bienes forestales del país.
  • Contribuye a asegurar el cumplimiento de los compromisos que México ha contraído en materia de cambio climático a partir de la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Presenta una alternativa de desarrollo comunitario para 12 millones de campesinos que habitan ecosistemas forestales.
  • Fortalece la gran diversidad cultural de México, íntimamente ligada a la diversidad territorial y biológica del país.

La situación actual

Los ecosistemas forestales que se encuentran fuera de las regiones donde comunidades llevan a cabo proyectos de manejo forestal se están degradando y deforestando. Cifras conservadoras indican que México presenta una pérdida de 155 mil hectáreas de bosques y selvas cada año.

Estos ecosistemas se encuentran amenazados por fenómenos como a) la expansión de la frontera urbana; b) la expansión de proyectos agroindustriales; c) la tala ilegal y d) una política de desarrollo mal concebida que apuesta por la generación y expansión de grandes proyectos extractivos, inmobiliario-turísticos, de infraestructura o generación de energía en territorios forestales, a costa del bienestar, al largo plazo, de los habitantes del país y, en lo inmediato, de los habitantes de los territorios forestales despojados. Ante estos factores de riesgo que ponen en jaque a los ecosistemas forestales, el enfoque de conservación pasiva que ha configurado las estrategias y políticas públicas forestales del gobierno mexicano, hasta ahora, no ha logrado detener la degradación y deforestación.

Los 12 millones de habitantes de comunidades rurales forestales presentan altos niveles de marginación y pobreza debido a la falta de oportunidades de empleo y desarrollo en sus territorios. Esta situación incentiva la migración, el abandono del campo, la desarticulación de la economía local y la descomposición del tejido social. Una regulación compleja, políticas sociales asistencialistas y falta de apoyos técnicos e incentivos productivos han impedido que estas comunidades puedan aprovechar de forma sustentable los recursos naturales de sus territorios.

A pesar de que el 70 por ciento del territorio mexicano cuenta con cobertura forestal, la vocación forestal del país ha sido ignorada por los formuladores de política pública. El mercado mexicano demanda 20 millones de metros cúbicos anuales de madera. Sin embargo, la producción nacional tan solo oferta 7 millones de metros cúbicos. El déficit es cubierto con importaciones.

¿Cómo puede el MFC contribuir a atender y resolver estos problemas?

Conservación de biodiversidad y bienes forestales

El aprovechamiento sostenible de las comunidades de sus bienes forestales permite la regeneración de la cobertura forestal y la biodiversidad, reduce la presencia de incendios, disminuye la tala ilegal y provee servicios ambientales de calidad para otras regiones, como son: a) la infiltración de agua para la recarga de los mantos freáticos; b) la captura de carbono; c) la conservación de los suelos y prevención de la erosión, y d) la regulación de la temperatura, entre muchos otros.

Combate al cambio climático

Los bosques y selvas de México absorben 148 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera al año (20 por ciento de las emisiones totales del país). Para lograr las metas en materia de cambio climático a las que se ha comprometido México es indispensable adecuar la política forestal. El enfoque que mejores resultados ha dado para garantizar la conservación de los ecosistemas forestales del país es el manejo forestal comunitario.

Alternativa de desarrollo económico para comunidades forestales

A través del control de procesos de manejo y aprovechamiento sustentable de sus recursos, las comunidades pueden generar ingresos y empleos en sus propios territorios, atendiendo directamente problemas como la falta de empleo, pobreza, migración o ruptura del tejido social comunitario.

México es un referente internacional por la presencia de 990 empresas forestales comunitarias manejan en forma colectiva sus recursos forestales. Estos emprendimientos comunitarios proveen, en la actualidad, alrededor del 90 por ciento de la madera que se produce en el país y son la principal fuente de ingresos para estos ejidos y comunidades.

En México, 7.4 millones de hectáreas se encuentran incorporadas al régimen de producción forestal, aunque existe un potencial para cubrir hasta 15 millones de hectáreas a partir del manejo forestal comunitario. La producción maderera de las empresas forestales comunitarias podría cubrir el déficit de 13 millones de m3 de madera que México importa. Por otra parte, existe un enorme potencial para comerciar productos maderables con valor agregado u otros bienes y servicios forestales provenientes del manejo forestal comunitario en el mercado nacional y extranjero.

Las empresas forestales comunitarias generan infraestructura social a partir de los ingresos que obtienen en el proceso de aprovechamiento y transformación de la madera. Invierten aproximadamente el 30 por ciento de sus utilidades en mejora de caminos, escuelas, alumbrado, servicios médicos y apoyos para los miembros de la comunidad.

Fortalecimiento de diversidad cultural y biológica

A través de sus labores de manejo las comunidades y pueblos indígenas que habitan los bosques y selvas han conservado y enriquecido la enorme biodiversidad con la que cuenta el país. La diversidad cultural está estrechamente ligada con la diversidad biológica.

Por todas estas razones, el manejo forestal comunitario debe ser el eje de la política forestal de México.

En consonancia con el cambio que votamos en 2018, México debe alinear sus políticas públicas y su presupuesto para dotar al manejo forestal comunitario de un estatus transversal y prioritario en las políticas enfocadas al desarrollo económico, preservación del medio ambiente y combate a la pobreza.

#ComunidadesFuertes, BosquesVivos

 

comentarios de blog provistos por Disqus